Community Manager: tareas y responsabilidades (I)

Community Manager: tareas y responsabilidades
Publicado por maría Mié 4/12/2013
Categoría: 

En los proyectos de comunicación que desarrollamos en Punto Abierto nos hemos encontrado, con frecuencia, con un montón de dudas y desconocimiento sobre el entorno online en general y el Social Media en particular. Al final, el socorrido puesto de Community Manager tan utilizado para vender cursos o para hacer publicidad con supuesta gracia, es un gran desconocido. Nadie sabe exactamente qué hace o qué debería hacer, qué tareas le son propias y cuáles deben serle ajenas. Es un cajón de sastre, pobre. Y una etiqueta fácil para englobar tareas y puestos que trascienden en mucho al o la responsable de comunidad y que giran entorno a eso tan difuso que es la comunicación.

La profesión del futuro vs. la beca hasta los 40; la persona para todo vs. el profesional hiperespecializado; el puesto ninguneado vs. el/la vendedor/a de humo supravalorado/a; el brazo ejecutor vs. el/la estratega; vamos, un sinvivir. Para salir de él, nos adentraremos en la comunicación en el entorno PYME, porque es el que conocemos y vemos a diario, porque es el público al que se dirije Punto Abierto y porque creemos que es el que necesita con más urgencia una guía. La comenzamos hace tiempo pero no viene mal refrescar ideas y, sobre todo, ordenarlas.

Sabemos que, sobre todo por falta de recursos, en una empresa pequeña es frecuente que no haya una persona que se dedique en exclusiva a gestionar la comunicación, no importa el tipo o el canal por el que circule. Precisamente, en próximos posts contaremos qué pasa con eso de la comunicación on line y la off line, otro temazo a tener en cuenta.

Si la PYME quiere llegar más allá y opta por externalizar la comunicación, la tarea de la o las personas contratadas tiene mucho de formación. "Queremos a alguien que nos lleve el Twitter y el Facebook, y dicen por ahí que esa persona se llama Community Manager". Pues bien, aclaremos.

Community Manager: a.k.a. responsable de comunidad

Como todo el mundo parece que ya se conectaba a Internet en los 90 con un módem de 32 Kbps, el término moderador/a seguro que resulta familiar desde nada menos que el siglo pasado. Nos remontamos a la época de los foros, en efecto. Pues el CM es la evolución de aquella figura, por otro lado muy próxima —por no decir que la misma— a la de webmaster.  Se le conoce también en la lengua de Cervantes como responsable de comunidad y, en ocasiones, como editor/a de medios sociales.

Qué no hace un/a CM:

Nada más fácil que definir algo por lo que NO es. Y, en este caso, nada más fácil que describir el puesto de Community Manager enumerando las tareas que consideramos que no debe hacer suyas. Estas son:

  • Definir el público objetivo de la campaña de comunicación.
  • Crear plan alguno, aunque colabore y opine en el de Social Media. De haberlo, claro.
  • Hacer estudios de mercado, crear documentación.
  • Diseñar logotipos, banners, creatividades, etc., aunque se maneje con editores gráficos.
  • Gestionar las comunicaciones con el/la cliente, aunque tenga línea directa con alguien de dentro de la empresa para resolver dudas y recibir información.
  • Gestionar las comunicaciones con terceras personas: responsables de diseño, progrmación, edición de vídeo, etc.
  • Pedir presupuestos a estas terceras personas y otras; definir qué se necesita y qué se les solicita.
  • Hablar de facturas o pagos.
  • Analizar resultados en función de los indicadores propuestos y establecer ámbitos de mejora y rediseño de campañas y acciones.
  • Coordinar las campañas de publicidad online.
  • Fotografiar con réflex, en RAW y con trípode mientras un gato se come un cup cake sobre su hombro.

Estas tareas corresponden a puestos, formaciones y experiencias profesionales muy distintas. Si necesitas todo esto para tu PYME, no piense que bastará con contratar a una única persona, a un/a Community Manager. Necesitarás un equipo mucho más completo o te arriesgarás a que el diseño sea flojo, el plan no esté bien pensado o los textos den patadas al diccionario. Si no tienes claro qué te hace falta, tampoco te bastará con contratar a un/a CM. Vamos, que el todo en uno no existe, y si te dicen que sí, tiene truco.

Llegado este punto, se nos pueden plantear dos cuestiones: cuáles son las puñeteras funciones del o de la CM y qué hago para manejar todo esto de la comunicación, a quién necesito y dónde lo busco. Y sí, efectivamente da para otro post que plantearemos muy próximamente.

Añadir nuevo comentario