Marketing de contenidos: las personas en el centro

El marketing de contenidos y sus ventajas para las marcas
Publicado por maría Lun 3/10/2016
Categoría: 

¿En qué pensamos cuando hablamos de posicionar una marca? ¿Y en eso de "llegar" a más gente? Seguro que se nos vienen a la mente cosas como publicidad, diseño, dinero, mucho dinero e inversión. Cosas inalcanzables, a priori, para muchas PYMES.

En este post ampliamos los conceptos básicos sobre marketing de contenidos que ya tocamos anteriormente. Ahora os vamos a contar con más detalle cómo conducir a la gente a vuestra web, conseguir que vuestra imagen de marca mejore, abriros a nuevos públicos y, en definitiva, vender más.

¿Qué es el marketing de contenidos?

Seguro que más de uno/a ha arrugado el hocico al leer la palabra marketing, "ay, ya estamos con lo de siempre".  Sí, pero no: os queremos hablar de una técnica que se engloba en el conocido como Inbound Marketing, que no es otra cosa más que la suma de acciones en SEO, marketing de contenidos y Social Media.

El objetivo de todo esto no es original: conseguir más ventas. La forma sí es diferente: poner a las personas en el centro, algo que suena muy conocido en el ámbito de la Economía Social y Solidaria. Consiste en generar contenido de valor, interesante y útil para que la gente lo consulte y comparta.

¿Qué aporta a mi marca?

  1. Mejor posicionamiento en buscadores: los blogs indexan mejor que cualquier web.
  2. Mejora la reputación online: la imagen de marca se verá muy beneficiada. Una buena estrategia y unos buenos contenidos te darán credibilidad y generarán confianza en el público.
  3. Ahorro de costes: frente a una campaña de marketing y comunicación tradicional, el marketing de contenidos es más asequible. No queremos decir gratis ni barato, ojo.
  4. Tráfico a nuestra web: si el contenido es realmente de calidad, puedes conseguir viralidad de una forma natural u orgánica y con una inversión menor.
  5. Fidelización de clientes: podemos influir en la decisión de compra. Si, además, generamos confianza, repiten seguro.
  6. Llegar a un público nuevo: es la mejor forma de alcanzar a más gente y no ceñirnos a un solo público. Clientela nueva vía recomendaciones, vaya.
  7. Diferenciación de la competencia: explota la singularidad de tu proyecto o productos; muy pocas empresas ahora mismo dedican tiempo e inversión a unos contenidos cuidados, o sea que enseguida marcarás la diferencia.
  8. Apoyar la atención al cliente: la información que aportes debe ser clara para resuelva dudas y, ya de paso, genere una mejor experiencia.
  9. Posicionamiento como marca experta en el sector: seguro que tienes mucho que contar. Si además lo haces bien y con detalle llegarás a ser una lectura de referencia, lo que redunda en una mejor imagen de marca.
  10. Permite la personalización: conseguirás afinidad del público con la marca hablando de tú a tú con la gente. Además, puedes recibir un feedback muy beneficioso para implementar mejoras en tu servicio o productos.

Infografía sobre marketing de contenidos

Vale, y todo esto, ¿cómo lo consigo?

Pues claramente creando contenido relevante y de valor. No hablamos sólo de posts para tu blog corporativo, nos referimos también a piezas gráficas chulas para publicar en redes sociales —para conseguir que se compartan—, ebooks, presentaciones a Slideshare, infografías, webminars, etc. ¿Por qué limitarse a distribuir los contenidos por dos o tres canales típicos, habiendo tanta variedad?

Jordi Hernández explica muy bien cómo debe crearse un plan de contenidos SEO y qué perfiles entran en juego. En su entrada queda claro que no basta con crear buenos contenidos, aunque ahí vaya la chicha —véase esfuerzo y tiempo—. Es necesario crear un plan editorial, pensar a largo plazo y optimizar el trabajo, ahorrando tiempo y recursos.

A todo ello debe seguir una buena estrategia en redes sociales... y esto nos lleva al siguiente punto.

La estrategia de marketing de contenidos

Para no matar mosquitos a cañonazos, véase, gastar energías, tiempos y dineros sin conseguir beneficios, hay que planificar.

  • Definir objetivos: ¿quiero darle bombo a un producto en particular? ¿Quiero posicionarme como la marca que más sabe de lo suyo? ¿O prefiero apuntalar el servicio de atención al cliente explicando cómo funciona mi servicio?
  • Encontrar a tu público objetivo: a quién te diriges, cómo es y qué necesita.
  • Crea un flujo/mapa de contenidos: no necesita lo mismo alguien que llega por primera vez a tu web que una persona suscrita a tu newsletter. Piensa qué contenidos necesitas crear y cómo lo harás.
  • Generar contenido de calidad y para varios medios: no sólo de blogs viven las marcas, ni las personas. ¡Dale duro a la creatividad!
  • Distribuye el contenido: a través de redes sociales, de email marketing...
  • Mide los resultados: comprueba si lo que haces funciona o no.

 

Pero, sobre todo:

Céntrate en las personas usuarias o compradoras, no en ti y en tu marca.

 

Si todo esto te supera como para solucionarlo internamente, si no tienes recursos suficientes o si prefieres centrarte en desarrollar tu negocio y dejar en manos expertas la comunicación. ya sabes dónde estamos ;)

Añadir nuevo comentario