Karakolas: software libre para la gestión de grupos de consumo

Web de Karakolas.org
Publicado por maría Mar 25/02/2014
Categoría: 

Es un gustazo poder hablar en el blog de Punto Abierto de un proyecto como Karakolas, una herramienta web desarrollada al 100% en software libre. El generoso equipo que la ha desarrollado se marcó como objetivo ayudar en la la gestión de grupos de consumo y fomentar la coordinación entre unos y otros.

En síntesis, decir adiós a liosas hojas de cálculo e hilos eternos de correo. Quien esté en un grupo de consumo sabe a lo que nos referimos, y a quien le resulte totalmente desconocido, puede encontrar montones de referencias en la web contando cómo con una iniciativa pequeña y local se puede hacer mucho para cambiar el mundo y la economía. Por ejemplo, esta de ISA Madrid.

El programa está hecho en Phyton y con la herramienta Web2py. Se contó con la colaboración de MenosMedia para el diseño gráfico y de la interfaz, y el resultado es una web muy intuitiva que simplifica en gran medida la realización de pedidos, tanto a nivel individual como colectivo.

También propone soluciones a nivel de logística para gestionar de forma más ágil y sostenible el trasporte de los productos. Poder compartir gastos entre varios grupos de consumo y facilitar la tarea del reparto al productor es uno de los puntos fuertes de Karakolas. Y, por supuesto, el código es totalmente adaptable y mejorable.

Karakolas.org facilita la gestión de pedidos en los grupos de consumo

Llegado este punto se nos han planteado varias cuestiones que hemos hecho llegar a Pablo, la cabeza pensante que hay detrás de Karakolas.org. Y nos han respondido así de majamente:

Punto Abierto: ¿por qué desarrollar una web como Karakolas? ¿Qué carencias veíais en la gestión de los grupos de consumo?

Pablo: Cuando empecé con karakolas mi compañera y yo estábamos en Karakoleka, el grupo de la Eskalera Karakola que reparte los martes. Cuando el informático del grupo se fue, nos tocó gestionar las incidencias del sistema anterior, usando hojas de cálculo online de Google Docs. En nuestro grupo, como buen grupo autogestionado, se aspira a que el conocimiento esté repartido para que el grupo no dependa de una sola persona, así que todo el mundo abría y cerraba pedidos con hojas de cálculo. Pero era una ilusión de independencia, porque casi todas las semanas se producía algún fallo que teníamos que arreglar en mi casa. El grupo era dependiente de la tecnología propietaria de Google, y de tener un informático en sus filas.

En ese momento, nuestro grupo era uno de los más completos de Madrid en cuanto a variedad de productos, y además estaba en varias redes de grupos de consumo intentando coordinar pedidos, y todo esto estaba empezando a complicar mucho la gestión, que salía adelante por el pedazo de equipo que son, pero el grupo había llegado a su límite de capacidad de gestión.

En realidad, aunque yo no lo sabía, en ese momento estaba pasando lo mismo en otros grupos de consumo, y ahora tenemos un porrón de aplicaciones para grupos de consumo, y en algún momento tendremos que coordinarnos...

PA:  ¿Por qué software libre? ¿Por qué Python?

P: Este proyecto es para mí una oportunidad de aprender tecnologías que me interesan, y hacer un regalo a la comunidad. Por el lado del aprendizaje, yo sólo trabajo con software libre. No me interesa aprender tecnologías que no puedo estudiar, copiar, modificar y pasar a mis amigos. Aunque en un momento puntual una librería privativa pueda resolver un problema concreto, en un futuro me va a limitar. Y por el lado de la comunidad, ¿qué clase de regalo sería un programa si no les permito usarlo como quieran?
Pero sobre todo: los grupos de consumo autogestionados necesitan usar herramientas libres para poder alcanzar la independencia que buscan.

En cuanto a Python, es un lenguaje con el que tengo experiencia, es relativamente popular, y además, encontré un framework que me gustaba (web2py). Python se usa mucho para desarrollo de software ágil, que es lo que quería hacer: ofrecer a los grupos prototipos de cada sección, escuchar su feedback y modificar el programa en base a la respuesta recibida. No podía ni quería diseñar el programa hasta los detalles, y sabía que los grupos me sorprenderían con sus propuestas de mejora. Necesitaba capacidad de reacción.

PA: ¿Cuántas personas integráis el equipo? ¿Qué tal está siendo la colaboración de otros desarrolladores?

P: Isidro, de menosmedia.org, se ocupa del diseño gráfico y usabilidad, yo (Pablo), de la programación, tanto en el servidor como en el cliente. Nos juntamos sobre todo para discutir a vista de águila los cambios en los que vamos a trabajar en función de lo que los grupos necesitan. La colaboración es fácil, pero claro, ¡es que sólo somos dos!

PA: ¿Qué papel tienen las personas consumidoras en la mejora de la web?

P: Si te refieres a las personas de los grupos de consumo, su papel es importantísimo. Gente con conocimientos informáticos muy variados usa karakolas y nos envían problemas, sugerencias de mejora, etc. Grupos con metodologías muy distintas lo usan todas las semanas, apuntamos sus sugerencias, las priorizamos y poco a poco, y en función del trabajo que llevan, las vamos sacando adelante. Qué funcionalidades queréis añadir próximamente?

La próxima mejora es el calendario de pedidos. Ha llegado la hora de automatizar ciertas tareas para ahorrar tiempo a las administradoras de cada grupo. No lo hemos antes porque es un asunto delicado. Sabemos que hay pedidos que se cierran, se reabren o se cambian de fecha, y automatizar pedidos podría haber provocado errores. Además no queremos acabar con la comunicación que se hace por email entre productores y grupos.

PA: ¿Cuántas descargas tiene el software?
P: No tengo estadísticas. En todo caso, ten en cuenta que es un programa para servidores. Una sóla instalación puede servir para muchos grupos.
 
Pedido en la web de Karakolas.orgPA: ¿Cuál está siendo la respuesta de los productores? ¿Ven asequible y útil la herramienta o les cuesta?
P: La verdad es que en general no les hemos contactado y en su mayoría no saben que existe. Karakolas no necesita la colaboración de los productores, la gente de los grupos de consumo abre y cierra los pedidos y les envía la oferta por email.

Hace poco introdujimos una mejora que permite importar hojas de cálculo de productores o distribuidores, cada una en su propio formato, y después guarda el pedido en la misma hoja de cálculo que usa ese productor. Esta opción todavía está poco documentada y se usa poco, pero nos permite actualizar la oferta semanal de productores que cambian la oferta cada semana con poco esfuerzo. Es decir, que karakolas se está adaptando al modo de trabajo de los productores, y no al revés.

Sin embargo, cuando más grupos empecemos a coordinarnos usando karakolas, creo que podemos simplificar la gestión de los productores.

PA: Una de las premisas de Karakolas.org es promover la cooperación entre grupos. ¿Está la gente predispuesta a formar redes más amplias? ¿Cuáles os parecen los retos en los que puede aportar algo positivo vuestro proyecto?

P: Las ventajas de formar redes son evidentes, y los motivos para cooperar son tanto prácticos como ideológicos. Los grupos de consumo han intentado coordinarse casi desde el principio, pero encontraron que no es fácil. Ahora parece que, con las lecciones aprendidas y con el volumen de grupos de consumo que hay Lavapiés, la coordinación de los grupos en la red Mercapiés va viento en popa. En enero empezamos a probar la coordinación de pedidos usando karakolas, y creo que está saliendo bien.

 

Como seguro habéis concluido, Karakolas.org es un muy buen ejemplo de lo que el software libre puede hace por nosotr@s en nuestra vida cotidiana.

Si aún no formáis parte de un grupo de consumo, desde Punto Abierto os animamos a que busquéis uno por vuestro barrio. Y, si no encontráis, ¡a formarlo! Con herramientas como estas, no puede cundir el desánimo, sino todo lo contrario ;)

 

Añadir nuevo comentario