Intercooperación: la comunicación es vital

Be Open To Change
Publicado por andrea Lun 13/01/2014
Categoría: 

En economía solidaria es común escuchar la palabra “intercooperación”, pero la frecuencia con que se menciona no refleja la realidad: hay pocos proyectos intercooperativos y sí muchas dificultades en su ejecución. Para llevarla a cabo con éxito hay que ser metódicas y analizar las características del proyecto junto con sus elementos, y así definir una estrategia que fortalezca el trabajo interdisciplinario e intercooperativo. En la nueva línea editorial del blog de Punto Abierto queremos introducir debates y reflexiones que nos permitan no sólo valorar las "alternativas", sino intentar ser constructivas y aportar sugerencias para apoyar el crecimiento de los proyectos. Os planteamos las siguientes preguntas y posibles respuestas sobre el trabajo colectivo entre varias cooperativas. Animamos a aportar vuestras reflexiones en los comentarios de la publicación.

 ¿Qué es intercooperación?

Intercooperar entre cooperativas consiste en definir y ejecutar un proyecto con la participación de varias entidades con sus respectivos equipos. ¿Fácil? No, difícil para muchas personas. Cuando éramos pequeñas, ¿qué era lo que nos decían las profesoras?: "cread equipos y trabajad juntas". Lo estamos haciendo hace décadas, entonces, ¿por qué de mayores nos topamos con dificultades? Posiblemente porque años de estudio nos han hecho desaprender algo tan sencillo como el ejercicio de la intercooperación a nivel social, ya ni hablamos de entornos empresariales. Además, los aprendizajes en la competitividad pasaron a anular los intercooperativos de la infancia.

¿Cómo crear una propuesta intercooperativa y cómo llevarla a cabo?

A nivel práctico vemos necesaria la implementación de los siguientes pasos, para aclararnos:

  1. Definir las entidades que participarán según las necesidades que requiera el proyecto y sus funciones dentro del proyecto.
  2. Diseñar la forma de trabajo y calendario de actuación.
  3. Definir las herramientas de comunicación.
  4. Marcar los protocolos y criterios de comunicación.
  5. Diseñar el proyecto para su presentación y ejecución. Puede ser el primer paso, sin embargo, al ser el más obvio lo dejamos para el final.

A veces no se trata del proyecto que deseemos realizar, sino con las entidades que nos gustaría trabajar por el tipo de aprendizaje colectivo que significaría para nuestra grupo humano: la idea de poner a las personas en el centro.

¿Cuáles son los pros y los contra que puede tener un proyecto intercooperativo?

CONTRAS:

  • Lo que se plantea como intercooperación es a veces competición: debido a la falta de deconstrucción educativa, la intercooperación se plantea, pero la realidad tiene un enfoque competitivo entre equipos y personas.
  • La falta de transparencia y puesta en común de todos los detalles de un proyecto.
  • La falta de decisión por parte de equipos integrantes del proyecto. Se cumplen las tareas pero no se toma decisión de forma colectiva y asamblearia.
  • La escasa respuesta y reacción de los equipos trabajando en conjunto, las reacciones y producción se dan de forma individual no de forma complementaria y colectiva.

PROS:

  • Conocer las propuestas de otros equipos y aprender a funcionar con nuestra cooperativa en un grupo de cooperativas.
  • Fomentar y fortalecer la diversidad de modelos de trabajo y ejecución del trabajo.
  • Crear entornos colaborativos, horizontales, transparentes e igualitarios.
  • Generar ingresos de forma equitativa, compartir las oportunidades con la red de economía social y solidaria.

¿Qué proyectos intercooperativos existen o con cuáles tenemos contacto?

Propuesta de claves para una mejora en la intercooperación de cooperativas

  • Utilizar herramientas de comunicación comunes.
  • Mostrar y facilitar la transparencia en la información y los acuerdos.
  • Conectar las informaciones con los equipos.
  • Ser explicativas y detallistas en nuestros comunicados: los emails son una herramienta de comunicación colectiva, las llamadas vía móvil de persona a persona no lo son.
  • Agilidad en las reuniones: en los entornos empresariales cada vez es más común aplicar métodos ágiles para las reuniones como Daily Scrum o Stand-up meeting.
  • Buscar soluciones, no plantear problemas.
  • Valorar las opiniones de todas las participantes de todos los equipos, aunque haya algunos que no tengan la misma visibilidad y posicionamiento que otros.
  • Escuchar las propuestas vengan de donde vengan.
  • Ser actuales, plantear proyectos que se ubiquen en el presente o incluso adelantarnos y ver el futuro  ^_^

 

Reflexión

El principio cooperativo "Intercooperar no competir" fue creado hace más de 100 años. En ese tiempo no ha habido un gran cambio social como para confirmar que hoy en día todas intercooperamos. Vivimos en un sistema que nos enseña a competir, no a intercooperar. Cuando se crea una cooperativa tenemos que aprenderlo por nosotras mismas. Hay personas que lo llevan a cabo perfectamente y otras que lo dicen pero sus actitudes demuestran lo contrario y que, en definitiva, compiten y generan "alternativas"  incoherentes con sus principios. En resumen, planteamos una sola pregunta para acabar: ¿cómo has aprendido a intercooperar y cómo practicas la intercooperación?

Añadir nuevo comentario