Cuando la piratería habla, ¿escuchamos o atacamos?

La piratería en Internet
Publicado por andrea Mar 4/02/2014
Categoría: 

¿Para qué buscar datos sobre la demanda de información y contenidos en Internet? Para encontrar cómo acercarnos al gran público de la red. En el caso de las descargas de contenidos, cerrar puertas sólo impide el paso por ese lugar pero, ¿cuántas otras puertas hay para acceder a cualquier archivo?

No centraremos el debate en lo legal o ilegal de una descarga, sino que observaremos experiencias que, pese a estar bajo licencias copyright, innovan con estrategias del presente en la era P2P.

Música: la red es tu aliada

Si tu banda tiene muchas descargas y cero ventas, pon en práctica la estrategia Iron Maiden. Este grupo para algunas de nosotras es como un recuerdo prehistórico de los no muy vividos 80s. ¿Quién escucha hoy Iron Maiden? Es más, ¿quién compra sus discos? Pensaremos que nadie, pero no, para nuestra sorpresa este grupo antiguo y olvidado tiene un gran público a nivel de descargas. Sin embargo, no tienen ventas de sus re-re-re-editados discos. Se plantearon así dos problemas: tenían un alto porcentaje de descargas pero escasos ingresos por sus ventas. ¿Criminalizó Iron Maiden acaso a las personas que hacían sus descargas? No, buscaron la zona con mayor cantidad de descargas: Brasil. ¿Presionaron al gobierno brasileño para plantear una política de derechos de autor más restrictiva? No, diseñaron su gira de conciertos en función de los países con mayor cantidad de descargas.

Series: la audiencia está en Internet

Las producciones televisivas son vistas por más personas de distintos países si estás se liberan en la red. Y la emisión en televisión disminuye en audiencia a pasos agigantados.

La visión moderna de HBO es un buen ejemplo para la transformación en materia televisiva. Para David Petrarca, productor de Game of Thrones,  las descargas de la serie han contribuido en la difusión de su producción a nivel cultural. Por otra parte Jeff Bewkes, dueño de HBO, asegura que un récord a nivel de descargas es mejor que ganar un Emmy.

Libros: el problema de los costes

Si la industria editorial se limita únicamente a los libros en papel, está perdida. Vender libros al mismo precio o un poco menor tanto en papel como digital no tiene sentido, los costes no son en absoluto los mismos.

Cuando Público creó su campaña para la lectura del periódico digital puso el mismo precio al papel que a la versión para descarga online. ¿Es o no un error? ¿Cuál es el coste de un periódico impreso? ¿Y cuál es el coste de un periódico digital?

En el caso de los libros, uno de los escritores que percibió la bajada de ventas de sus libros en papel y creó estrategias aliñadas con las descargas de sus libros fue Paulo Coelho. Según los rumores de la red es él mismo que sube sus libros para descargar a través de torrents.

Preguntas abiertas

Las licencias en cualquiera de los casos siguen siendo copyright e igual de restrictivas en su forma de uso. Sin embargo, estas estrategias son interesantes porque, a pesar de ello, crean nuevas estrategias de mercado para un público que crece, como se puede apreciar en las descargas de los torrents.

¿Seguirá la industria cultural censurando algo tan popular como la descarga de un archivo, o se acabará adaptando no morir?

Imagen destacada Imagen texto

Añadir nuevo comentario