Caramelos de lima: reseñas de restaurantes veganos en las redes sociales

Imagen de Caramelos de lima
Publicado por andrea Mar 3/03/2015
Categoría: 

En las películas de tema gastronómico es frecuente que el villano o la villana sean la típica figura de crítico. Estos personajes, vayan de incógnito o no, son de alta alcurnia, distinguidos y suelen tener mal carácter. Su misión es criticar fuertemente la labor del cocinero o cocinera para, ya cerca del final de la película, mejorar su opinión sustancialmente poniendo al protagonista chef como el o la mejor de la ciudad. Pero salgamos de la ficción, hablemos desde la realidad: hay personas con nuevas iniciativas que se dedican a elaborar reseñas sobre restaurantes y no son “villanas”, son personas que quieren dar a conocer nuevas formas de alimentación y calidad de servicio usando Internet  las redes sociales como medio de difusión.

Página de Facebook de Caramelos de Lima

“Caramelos de Lima” es un nombre delicado y distinguido para una web en la que Noel y Maggie nos descubren un mundo de posibilidades de lugares veganos y vegetarianos en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Se trata de un blog de reseñas de restaurantes, con buen diseño, buena fotografía y textos amenos que tiene clara su misión principal: difusión y promoción de la comida vegana. En una sociedad en la que la base alimentaria es la carne —los famosos asados de tiempos de gauchos— y las harinas (con las influencias italiana, francesa y alemana), ellas muestran cocinas con otros ingredientes.

Punto Abierto: Además de por ser veganas, ¿qué las motivó a crear un blog con reseñas de restaurantes de cocina vegana y vegetariana? Caramelos de Lima: La creación de la web fue motivada por tres objetivos: hacia "adentro", ayudar veganos y vegetarianos a saber a dónde ir a comer y qué se puede encontrar en la oferta gastronómica de Montevideo, y hacia “afuera”, contribuir a difundir el veganismo, a darle visibilidad como opción existente y público que vale la pena tener en cuenta. En el medio está para nosotras entablar contacto directo con los restaurantes y empresas, acercarles propuestas, asesorarlos. Es una web que nos hubiera gustado ver y que hacía falta, y por eso decidimos poner manos a la obra y hacerla nosotras mismas.

PA: ¿Creen que hubo un auge en los últimos tiempos de restaurantes con esta oferta en Montevideo? CdL:  Sin duda, creemos que tiene que ver no sólo con el aumento de veganos y vegetarianos sino por una tendencia a comer más sano, más vegetales y disminuir el consumo de carne. No sólo se nota eso en las cartas de los restaurantes sino que en los últimos dos años han abierto casas de comida y servicios de delivery orientados a esta forma de alimentarse: La Papa, Origen, Ganapati, por ejemplo.

PA: ¿Cómo creen que su trabajo en el blog influye, visibiliza o promociona la oferta de los restaurantes veganos? CdL: Nuestra web tiene actualmente 16.000 visitas mensuales y tenemos 4.300 seguidores en Facebook, por lo que realmente existe un público interesado y que considerando un país como es Uruguay es significativo. Esto tiene repercusión en los restaurantes, que se ven motivados a responder a esa demanda, que es reforzada por la propia web; se retroalimenta.

PA: ¿Consideran que esta labor de difusión genera un cambio de parecer en la imagen estereotipada que se tiene del colectivo de personas que prefieren el veganismo como opción alimentaria? CdL: Es de lo que más hemos notado desde que empezamos. Recibimos mensajes casi a diario de personas que tal vez no son veganas ni vegetarianas pero que nos cuentan que se les van los ojos con las fotos y que se están dando cuenta de que comer así puede ser muy atractivo, rico y para nada aburrido. También personas a las que ayudamos a dar el último paso. Por otro lado, para nosotras siempre fue muy importante mantener un tono positivo y siempre con buena onda, porque creemos que es la mejor forma de llegar y eso también ha contribuido a mejorar una imagen que muchas veces está teñida por prejuicios.

PA: ¿Cuánto tiempo dedican a la actualización de contenidos del blog? CdL: Nos reunimos estrictamente dos días por semana, por cuatro o cinco horas, además de la ida a comer y tiempo extra que lleva mantener la página de Facebook, gestionar algunas cosas y responder mensajes y mails. Todo eso para sostener el cronograma de Caramelos de Lima que implica dos publicaciones semanales (una reseña y un pique), además del sorteo de cumplemes.

PA: ¿Les genera algún tipo de ingreso? CdL: En principio no pensamos en Caramelos de Lima como una fuente de ingresos. Nosotras vamos a los restaurantes sin decir quiénes somos o que vamos a hacer una reseña. Queremos tener la experiencia que tendría cualquier otra persona y ser lo más transparentes posibles en nuestras publicaciones. Con el tiempo el proyecto fue creciendo y demandando cada vez más y hoy en día tenemos muchas ideas que por supuesto requieren más tiempo y dinero. Por eso hace poco, luego de evaluarlo mucho, lanzamos espacios para publicidad en la web y ya tenemos dos empresas amigas que nos apoyan, lo vemos como una ida y vuelta. Esos han sido nuestros primeros ingresos en casi dos años.

PA: ¿Les han contactado restaurantes para ofrecerles algún intercambio económico? ¿Contemplan crear contenidos patrocinados de marcas de alimentos veganos, por ejemplo? CdL: Nos han contactado muchos restaurantes para que los visitemos y también con la idea de organizar juntos cenas temáticas. De hecho hicimos una Cena de los Sentidos vegana que fue un éxito. Además, cuando Caramelos de Lima cumplió un año organizamos un festejo en conjunto con Bar Fénix que excedió por completo nuestras expectativas. Tenemos ganas de seguir explorando ese camino. En cuanto a los productos, só lo contemplamos, siempre y cuando sean alimentos que cuadren con nuestros requerimientos. Queremos que siempre quede clara la transparencia en nuestro trabajo.

PA: Además de los restaurantes, ¿hay chefs reconocidos de cocina vegana en Uruguay? ¿Podrían nombrarnos algunos? CdL: Hay chefs o cocineros que hoy se dedican a la cocina vegana, pero que se formaron en la cocina tradicional, ya que por el momento no hay en Uruguay una carrera que se enfoque en este tipo de alimentación. También son cada vez más quienes tal vez sin ninguna preparación exploran este mundo y en base a experiencia se profesionalizan.

Twitter de Caramelos de lima

PA: Vimos una sección en el blog que es “Por el mundo”. En principio es por donde han viajado pero, ¿esta podría ser una sección colaborativa? Y si es así, ¿quiénes podrían participar y según qué criterios? CdL: Es de lugares por los que hemos viajado y al momento hemos tenido una colaboración en Lima, Perú. Estamos abiertas a otras colaboraciones. Los criterios para cada ciudad es tener un mínimo de tres restaurantes, una buena foto de cada uno de los lugares y un texto descriptivo. Todo el contenido enviado está sujeto a nuestra edición, por lo que puede ser modificado. Nos encantaría que se sume gente para poder ampliar esa sección.

PA: ¿Qué formas recomendarían para que los restaurantes logren mayor posicionamiento en internet? CdL: No somos expertas en eso, pero por nuestra experiencia creemos que un contenido de calidad es muy importante. Buenas fotos y texto y una comunicación siempre amigable es muy efectivo. Por supuesto, no se pueden dejar afuera las redes sociales y un buen manejo de éstas es clave.

Tanto Maggie como Noel tienen profesiones relacionadas con lo que hacemos en Punto Abierto. Noel es ilustradora de videojuegos y Maggie es correctora en un medio de comunicación que también es cooperativa: LaDiaria. Al trabajar en Internet, han visto la necesidad de que cada iniciativa se promueva en la red. Ellas con Caramelos de Lima han logrado poner el tema en la mesa y han ido creando tendencia en un tipo de alimentación muy estigmatizado dentro de una sociedad tradicionalmente carnívora. El papel de villanas tiene un cambio de tuerca en la realidad y al igual que las cooperativas cooperamos, no competimos, en el caso de quienes realizan reseñas no sólo no perjudican, sino que difunden y promueven las buenas iniciativas que producen cambios sociales y mejoran la calidad de vida y respetan el medio ambiente.

Añadir nuevo comentario