Las 5 preguntas que te harán si eres cooperativista

Imagen de aviones y sus estelas
Publicado por maría Lun 23/03/2015
Categoría: 

Explicar a qué te dedicas a veces no resulta nada sencillo. Si el concepto "comunicación" puede tener varias interpretaciones —a veces ninguna—, el formato cooperativo ya da pie a un montón de dudas, cuestiones, precjuicios Aunque sea un recurso fácil, tiraremos de Wikipedia para definir qué es una cooperativa:

Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para formar una organización democrática cuya administración y gestión debe llevarse a cabo de la forma que acuerden los socios, generalmente en el contexto de la economía de mercado o la economía mixta, aunque las cooperativas se han dado también como parte complementaria de la economía planificada. Su intención es hacer frente a las necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes a todos los socios mediante una empresa.

Autonomía, voluntad de, democratia interna, cubrir necesidades de las personas socias. ¿Arrancamos con esos conceptos? ¿O mejor resumimos el top five de las dudas más comunes que nos plantea la gente cuando contamos que formamos parte de una cooperativa? Está claro ;)

¿Pero eso no es para gente de campo?

Por supuesto que es para gente de campo, y también para urbanitas como nosotras —o algunas de nosotras, ejem—. Hay proyectos cooperativos en todos los sectores y profesiones, aunque el agrícola y agroalimentario es uno de los que más se asocia con esta forma empresarial. Sin embargo hay cooperativas de todo tipo,  tantas como servicios profesionales y/o necesidades puedan tener las personas socias que la integran.

¿Sois freelances?

En Punto Abierto decidimos acogernos al régimen general de la Seguridad Social. Es una opción perfectamente posible y válida,  igual que darse de alta como personas trabajadoras autónomas y, por tanto, ser freelances. Sin embargo, nos parece lo más coherente, teniendo en cuenta que es un proyecto común y colectivo de autoempleo, en el que se comparten responsabilidades, buenos momentos y marrones de haberlos (haylos, claro).

¿Meterte en una cooperativa es muy fácil, pero salir?

Es posible y debería ser mucho más sencillo y tranquilo que darse de baja de una operadora de telefonía o divorciarse de forma contenciosa, dónde va a parar. Puedes dar como finalizado tu compromiso como socia, seas trabajadoras o no, en cualquier momento. Si,  además, prefieres tener la tranquilidad de que ni deudas —ni beneficios— van a llamar a tu puerta tiempo después, deberás declarar por escrito tu renuncia a ello.

¿Os tienen que dar mucha suvenciones con el rollo ese del emprendimiento social, no?

Nos gustaría decir que sí, pero las ayudas estatales son casi nulas. Si bien se sabe de sobra que las cooperativas de trabajo son una fuente de empleo estable y de calidad, no recibimos un apoyo especial; más bien ninguno como, por otra parte, casi cualquier proyecto que no maneje muchos ceros.

Pero, ¿quién manda aquí?

Pues tod@s a una: las cooperativas son la forma más horizontal y democrática de gestión empresarial. No hay jefes, ni jefas, ni subordinad@s, ni nadie más importante que el resto. La asamblea, integrada por las personas socias, es la que decide periódicamente sobre los asuntos más relevantes, aunque el día a día es todo un ejercicio de puesta en común y debate.

Cooperativistas del mundo, ¿se os ocurre alguna pregunta que os hagan a menudo para añadir a esta lista?

 

Añadir nuevo comentario