10 ideas para aprovechar el verano en la oficina

Cómo aprovechar el verano en la oficina
Publicado por maría Mar 26/07/2016
Categoría: 

Bandejas de correo vacías, oficinas silenciosas, proyectos que se posponen hasta septiembre... Te damos algunas ideas para aprovechar estas semanas en las que el cansancio y el calor hacen mella. Saca adelante tareas para las que normalmente no tienes tiempo, verás que da más gustito que el aire acondicionado ^_^

Buena parte de julio y agosto al completo son períodos de muy baja actividad, a no ser que tu sector sea el de la hostelería y similares, claro. En los equipos pequeños hay que turnarse para coger vacaciones, y muchas veces toca pasar el verano en la ciudad. Además de que todo es más barato en septiembre y que irte cuando la gente regresa con su correspondiente bajón postvacacional es una satisfacción de las que cuestan reconocer, quedarte en la oficina en estas fechas también tiene su punto. Desgranamos aquí algunas ventajas:

Por qué mola trabajar en verano

Lo hace siempre que no te toque en un chiringuito de playa o en una tienda de ropa en plenas rebajas, claro. Trabajar en verano y posponer las vacaciones a meses menos frecuentes —¡viva la temporada casi baja!— tiene muchos pros, en serio; aunque a 38º a la sombra empieces a dudarlo:

  • Disfrutar del silencio: si trabajas en una oficina muy concurrida sabrás de sobra a qué nos referimos; si compartes espacio de coworking o integras un equipo de tres personas —por muy respetuosas que seáis— también. Te concentrarás mejor sin ruidos a tu alrededor, y la sensación de cansancio será mucho menor.

  • Más tranquilidad: encontrarte con un tráfico más fluido y menos aglomeraciones en el transporte público hará que empieces con otro ánimo tu jornada.

  • Bajar el ritmo: nos podemos permitir ese lujo de ir menos deprisa, al menos una vez al año. La gente está de mejor humor y más distendida, no todo es tan urgente.

  • Hacer cosas nuevas: es el momento de innovar o de pensar cómo hacerlo a la vuelta, cómo proponerlo y conseguir sacarlo adelante.

Cómo aprovechar el tiempo

  1. Permítete un capricho: vestir particularmente desenfadado/a, poner la música alta, echar hielo al café, hacer en una terraza la pausa para desayunar... Todo por salir de la monotonía, que el año se hace muy largo.

  2. Haz limpieza: la bandeja de entrada de tu correo, la carpeta de Descargas de tu PC... acumulamos sin mucho criterio y eso ralentiza los equipos y sólo aporta confusión. Desinstalar programas que no usas y reorganizar el escritorio también son buenas ideas. Piensa que, a la vuelta, cuando estés hasta arriba poniéndote al día, lo agradecerás.

  3. Lee: seguro que tienes mil lecturas pendientes, feeds marcados como favoritos y artículos súper interesantes guardados aquí y allá. Ponte al día y, luego, elimina.

  4. Haz tareas que normalmente pospones: actualizar el blog corporativo que os saca los colores de cómo huele ya, limpiar la agenda de contactos y clientes/as, organizar el directorio compartido, crear documentos internos útiles para unificar criterios... no son cosas críticas pero sí necesarias, y el resto del año siempre nos surge algo más prioritario. Es el momento de darle caña.

  5. Actualiza tu Linkedin: ya llevas demasiado con la foto de la primera comunión, apenas describes lo que haces, hace siglos que no añades a nadie... ¡A darle!

  6. Lista ideas de mejora: los hábitos, si no son útiles, es mejor cambiarlos. Busca formas de hacer lo mismo pero de una forma más ágil, herramientas on line, recursos compartidos. Prueba y compara, escribe un e-mail con propuestas a tus compis y envíalo antes de irte, para retomarlo entre todos/as a tu vuelta.

  7. Responde correos pendientes: sí, un "he estado con tanto lío hasta ahora que no he podido contestarte", no cuesta nada y a la otra persona le gustará recibir, aunque sea, un mail con "un ya si eso". Los contactos hay que cuidarlos y a veces nos despistamos.

  8. Haz cursos on line: hay muchos gratuitos, de todas las áreas y niveles. Siempre es buena ocasión para ponerse al día y actualizarse.

  9. Practica una rutina de estiramientos: extensible a todo el año, pero inexcusable cuando tienes menos carga de trabajo. El ser humano no está hecho para estar tantas horas en una silla. Encuentra una tabla para estirar los músculos que más se sobrecargan con el trabajo de oficina, tu cuerpo serrano lo agradecerá.

  10. Busca un trabajo nuevo: ¡aprovecha que nadie vigila tu pantalla!

Etiquetas: 

Añadir nuevo comentario